lunes, 6 de agosto de 2012

El maestro más rico del mundo



Había una vez un hombrecito chiquitico que quería ser grande. Vivía en un planeta lleno de tantas injusticias y tanta corrupción que hasta el viento travieso le soplaba indiferencias a cada rato y por todas partes.

-Cuando sea grande –se decía- seré maestro, y esta tierra de enanos dará los frutos que nunca nos comimos, así como la sombra de los árboles que tanto nos faltó y nos secó la piel de niños. 

Y así fue. Con gran esmero y con el dulce sabor a caramelos que su propia motivación le fue dando para ser grande como quería, aprendió a pensar como ninguno. Su creatividad le bastó para conseguir lo que quería. 

-También seré el maestro más rico de este planeta –se repetía constantemente cada vez que recibía el golpe de las burlas de sus amiguitos porque asistía a la escuela entre remiendos de calzones y alpargatas. Es que a sus padres apenas les alcanzaba para un almuerzo de cambures sancochados con arvejas cocinadas al fuego lento entre los cantos y resignaciones de una madre embarazada cada dos años y medio-. 

Brilló, pues, aquel hombrecito chiquitico como cocuyos en inteligencia y un buen día se graduó como maestro con las mejores calificaciones. Rápidamente consiguió trabajo. Enseñaba a sus alumnos y alumnas diferente a otros y a como él había aprendido entre castigos y maltratos. Acudía siempre a un cuaderno de apuntes por oposición que escribía en cada clase de un “pirata”, como le llamaba a los maestros que enseñaban con espadas y parchos en sus ojos por la forma de hacer uso de su propia metodología. Allí, en ese cuadernito con hojas golpeadas por el tiempo, escribió un sinfín de necesidades pedagógicas qué regalar a los pequeños en el aula, inclusive a los grandes de la historia. Sus enseñanzas se desarrollaron entre juegos y sonrisas, confundidas entre saltos y canciones inventadas. Y mientras otros maestros gastaban y gastaban para impactar y dar sus clases magistrales en medio de adornos con los que fueron rellenado sus vacíos pedagógicos, aquel maestro pequeñito -que ahora comenzaba a hacerse grande- se hacía rico inadvertidamente. 

Las bondades de los más agradecidos con los que, por suerte, les tocó compartir la mejor de sus experiencias escolares, lo fueron llenando de riquezas. Y mientras más recibía más iba compartiendo. No podía evitar los retornos que desde el cielo le enviaba el Todopoderoso. Fue así como llegó a tener el jardín más lindo del mundo con las flores que sus estudiantes le fueron regalando. Asimismo, sembrando junto a ellos las semillas de los frutos que diariamente le fueron obsequiando, alcanzó a vivir en medio del bosque fructífero que soñó tener toda la vida. Llenó su casa de lámparas con la brillantez de su inteligencia, y con la dulzura de su corazón aromatizó el camino de la pedagogía. 
Llegó a tener la biblioteca más completa que nadie antes imaginó jamás: la construyó con su saber y las historias infantiles que escuchó y recibió al final de una clase en hojas sueltas con dibujos llenos de piratas y cometas, cruzando mares y estrellas como sueños. Depositó, pues, en el banco aquellos millardos de afectos, bendiciones y agradecimientos que a diario recibió de la gente que supo realmente apreciar su talento humano. 

Aquel maestro se convirtió en el maestro más rico del mundo porque aprendió a no ahorrar las frivolidades de la competencia ni las simplezas mismas de la vanidad que no hacen más que dejar vacíos los corazones de los hombres. Ése fue su secreto para hacerse rico y grande entre grandes, pues en contacto con los niños y niñas de la escuela de la vida comprendió que nada pesa y mucho vale regalar sonrisas, afectos, besos, abrazos y caricias positivas para fabricarnos una vida llena de riqueza espiritual, una vida de amor para elevarnos y acercarnos más a Dios. 

Ésta fue la herencia que dejó a sus hijos, maestros también como él, contaditos con los dedos de las manos y que hoy, muy cerquita de nosotros -aunque desapercibidos- dignifican el nombre de “EL MAESTRO MÁS RICO DEL MUNDO” de esta historia. 

AUTORA: PROFA. CARLA ALTUVE
www.cyonar.com.ar
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario