lunes, 6 de agosto de 2012

Deja de quejarte





Un día, la Gota de Agua, el Rayo de Luz, la Abeja y  el Hombre Perezoso llegaron al Trono de Dios.


El Todopoderoso los recibió, con bondad, y les preguntó lo qué hacían.


La Gota de Agua avanzó y dijo:


-- Señor, yo estuve en un terreno casi de­sierto, auxiliando a una raíz de naranjo. Vi a muchos árboles sufriendo sed y a diversos animales que pasaban, afligidos, procurando manan­tiales. Hice lo que pude, pero vengo a pedirte otras gotas de agua para que me ayuden a so­correr a todos los que necesiten de nosotras.


El Padre sonrió, satisfecho, y exclamó:


¡Bienaventurada seas por entender mis obras! Te daré los recursos de las lluvias y de las fuentes.


Después. El Rayo de luz se adelanto y hablo:


- »Señor, yo descendí. . . descendí, y encontré el fondo de un abismo. En ese antro, combatí la sombra, cuanto me fue posible, pero noté la presencia de muchas criaturas suplicando claridad. Vengo al Cielo a rogarte otros Rayos de


Luz que cooperen conmigo en la liberación de todos aquellos que, en el mundo  sufren aun la presión de las sombras.


El Padre, contento, respondió:


- Bienaventurado seas por el servicio a la Creación. Te daré él concurso del Sol, de las  lámparas, de los libros iluminados y de las buenas palabras que se encuentran en la Tierra.


Después de eso, la Abeja se explico:


Señor, he fabricado toda la miel , al alcance de mis posibilidades. Pero veo tantos niños flacos y enfermos, que vengo a implorarte más flores y más Abejas, con el fin de aumentar la producción..


El Padre, muy feliz, la bendijo y le contesto:


- Bienaventurada seas por los beneficios que prestaste. Te concederé nuevos jardines y nuevas compañeras.


Enseguida, el Hombre Perezoso fue llamado a hablar.


Puso una cara desagradable e informo:


Señor, nada conseguí hacer. Por todos lados encontré la envidia y la persecución, el odio y la maldad. Tuve los brazos atados por la ingratitud de mis semejantes. Tanta gente mala permanecía en mi camino que  en verdad nada pude hacer.


El Padre bondadoso, con expresión de descontento exclamo:


 


Infeliz de ti, que despreciaste los do­nes que te di. Te adormeciste en la pereza y na­da hiciste. Los seres pequeñitos y humildes ale­graron  mi  Trono  con el relato de sus trabajos, pero tu boca sólo sabe quejarse, como si la inteli­gencia y las  manos  qué te confié para nada sir­viesen. ¡Retírate! los hijos inútiles e ingratos no deben buscarme la presencia. Regresa al mundo y no vuelvas a buscarme mientras no aprendas a servir.


 


La Gota de agua regreso, cristalina y bella.


El Rayo de Luz retornó a los abismos, brillando cada vez más.


La Abeja descendió zumbando, feliz.


El Hombre Perezoso, sin embargo, se retiró muy triste.

www.cyonar.com.ar 

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario