martes, 1 de enero de 2013

Los maestros fascinantes





  • 1. Los buenos maestros tienen buena cultura académica y son elocuentes, mientras que los maestros fascinantes tratan de entender el funcionamiento de las mentes de sus alumnos para poder educarlos mejor.
  • 2. Los buenos maestros tienen una metodología y son didácticos, mientras que los maestros fascinantes tienen la sensibilidad para hablar a los corazones de sus alumnos.
  • 3. Los buenos maestros educan la inteligencia lógica, mientras que los maestros fascinantes educan la emoción, enseñan a sus alumnos a explorar su propio ser. 
  • 4. Los buenos maestros usan la memoria como depósito de información, mientras que los maestros fascinantes la usan para estimular la creatividad. 
  • 5. Los buenos maestros son temporales, mientras que los maestros fascinantes son inolvidables.
  • 6. Los buenos maestros corrigen el comportamiento, mientras que los maestros fascinantes resuelven los conflictos en el salón de clases con inteligencia. 
  • 7. Los buenos maestros educan para una profesión, mientras que los maestros fascinantes educan para la vida.
  •  Autor: Dr. Augusto Cury

La rosa de El Principito fue una salvadoreña





Encontré esta reseña en El Diario de Hoy de hace unos años atrás, escrito por Teresa Guevara de López* en el editorial de ese periódico salvadoreño. Como salvadoreña y como lectora de El Principito me llamó poderamente la atención y comparto para ustedes. 

Titulado: Una salvadoreña: Consuelo Suncín


Reside en México, donde se rodea de escritores e intelectuales de renombre, y es Alfonso Reyes, el humanista homérico quien la trasplanta a París, donde brilla como estrella de primera magnitud
Todos los salvadoreños saben quién es la Tenchis, pero pocos conocen a Consuelo Suncín, condesa de Saint-Exupery, nacida en Armenia y a quien Claudia Lars describe como “una niña que a los 10 años conversaba como persona mayor, con una emoción cargada de hechizos”. Al hablar del futuro, Claudia soñaba con escribir lindos versos para ser una persona famosa. Su vecina, Mélida Pala-cios deseaba estudiar una profesión importante. Consuelo, con acento de profecía dijo que “quería ser reina, vestida de oro y plata, con collares de piedras preciosas”.

En los últimos años se han publicado varias biografías de la condesa de Saint-Exupery, que desdibujan su figura por estar basadas en anécdotas poco confiables, teñidas con el atractivo del escándalo, para presentar una falsa imagen de la mujer a quien Antoine de Sainte-Exupery, aviador intrépido y famoso escritor, inmortalizó en su libro “El Principito”, en la figura de la rosa, la flor coqueta, despeinada y mentirosa, que decía ser única en el mundo, pero a quien él mimaba y protegía “porque las flores son tan contradictorias y él era aún muy joven para saber amarla”.

En un estudio realizado por el Dr. Francisco Mena Guerrero se cuenta que para cumplir su sueño de conocer al rey de Holly-wood Rodolfo Valentino, Con-suelo consiguió una beca para viajar a Los Ángeles a estudiar. Allá asistió a un espectáculo donde bailaba su ídolo, al que envió una notita diciendo “he viajado desde El Salvador para conocerle y quiero bailar con usted”. 

Posteriormente reside en México, donde se rodea de escritores e intelectuales de renombre, y es Alfonso Reyes, el humanista homérico quien la trasplanta a París, donde brilla como estrella de primera magnitud, como parte de “la belle époque” que proyectaba sus últimos resplandores sobre un mundo caduco que se derrumbaría con la Primera Gue-rra Mundial. 

Decía el escritor Germán Arciniegas, embajador entonces de Colombia en Francia, que “todo el mundo hablaba de Consuelo como de un pequeño volcán de El Salvador que arrojaba su fuego sobre los techos de París”. Se mueve con naturalidad en exigentes círculos intelectuales, donde frecuenta a Rubén Darío, Paul Verlaine, André Gide, André Maurois, Dali y Picasso y se convierte en una escultora notable. Contrae matrimonio con Enrique Gómez Carrillo, elegante escritor guatemalteco de efervescente simpatía, viajero infatigable, célebre por sus aventuras y matrimonios con mujeres famosas. A su muerte, Consuelo viaja a Buenos Aires para un homenaje póstumo a su marido y asegurarse una pensión como viuda de quien fue cónsul honorario de Argentina en París.

Allí conoce al conde de Saint-Exupery, noble, diplomático y escritor, quien después de un entrenamiento de hora y media, pudo despegar un avión desconocido, haciéndose aviador para escapar a la estupidez de la vida de las ciudades, a la detestable sociedad moderna que convierte a los hombres en rebaño. Ha llegado para iniciar la gran aventura del correo aéreo, en arriesgados vuelos trasatlánticos. Al coincidir en una recepción, invita a Consuelo a volar con él para ver de cerca las estrellas y el Río de la Plata desde las nubes. Ya en el aire, la chantajea al proponerle matrimonio o hacer caer el avión cuyos motores ha apagado.

La nueva vida no será fácil, ya que el aviador audaz es manejado por su madre, sus hermanas y las conveniencias sociales de un estrecho círculo aristocrático, que no acepta su matrimonio con una desconocida extranjera. Fijan y cambian varias veces la fecha de la boda, que al fin se realiza en Niza y en el Castillo de Agay, propiedad de su cuñado Antonio, quien describe a la bella novia, que se ha vestido totalmente de negro, como “encantadora, llena de una inagotable vitalidad, constante fuente de poesía, encarnada por “El Principito” en el personaje de la rosa”.

Esta aventura, será relatada por la propia Consuelo, en sus “Memorias de la Rosa”, publicadas al cumplirse 25 años de su muerte y del centenario del nacimiento de su esposo para “devolverla al lugar exacto que ocupó siempre al lado de quien edificó su vida sobre su amor” y será el tema de otro artículo.

Memorias de la rosa

Por Alan Riding
The New York Times
PARIS 
Pionero de la aviación, autor de best sellers , ídolo romántico, Antoine de Saint-Exupéry gozó en vida de una fama sólo superada por su celebridad póstuma. Su misteriosa desaparición el 31 de julio de 1944, durante un vuelo de reconocimiento sobre la Francia ocupada, y el posterior éxito mundial de El principito hicieron de él un mito que, desde entonces, ha subyugado a los franceses.
Fuera de su país, aún se lo recuerda, sobre todo, por la magia de El principito . En Francia, más que al escritor, se venera al hombre. Su vida ostentosamente aventurera y el sacrificio de su muerte son temas constantes de notas periodísticas, libros y exposiciones. Su imagen circula en los billetes de 50 francos. "Representa el heroísmo, la aventura y la poesía", explicó su sobrina nieta, Nathalie des Valliéres, en la inauguración de la muestra "Antoine de Saint-Exupéry: celebración de un mito", montada en el Panteón para conmemorar el centenario de su nacimiento, acaecido el 29 de junio de 1900.
Inesperadamente, desde el pasado, una voz ha venido a perturbar este aniversario: la de su viuda, Consuelo Suncín Sandoval, condesa de Saint-Exupéry (le complacía que la llamaran así), fallecida en 1979. Aun en vida fue extirpada, en gran parte, de la biografía oficial de Saint-Exupéry. Ahora, la publicación de La memoria de la rosa ha revelado, por fin, su versión de sus tormentosos trece años de matrimonio. Escribió el libro en 1945, con sus recuerdos todavía recientes, pero al parecer nunca intentó publicarlo. En verdad, no se sabe con certeza si alguien lo había leído antes de que José Martínez Fructuoso, su heredero y ex mayordomo-secretario, encontrara el manuscrito, en 1997, guardado en un viejo baúl junto con fotografías, cartas y otros documentos de la década del 30 y comienzos de la siguiente.
Como era de prever, el libro ha causado sensación. Saltó directamente a la cabeza de la lista de best sellers de Francia, dentro de su categoría. Arroja una nueva luz sobre la personalidad compleja de Saint-Exupéry y el papel que cumplió Suncín en su vida y sus escritos. En 275 páginas cargadas de amor, pasión, traición y tragedia, la beldad salvadoreña reclama su lugar en el mito Saint-Exupéry.
"La relación entre ambos es esencial para comprender al escritor. Sin Consuelo, ¿él habría sido realmente lo que fue? ¿Qué importa si el mito se desmorona un tanto, si el retrato aquí presentado no es idéntico al que se preparó tan cuidadosamente para la posteridad?", comenta Alain Vircondelet, biógrafo de Saint-Exupéry que persuadió a Martínez Fructuoso de que permitiera la publicación del manuscrito.
Tampoco sorprende el disgusto de los familiares sobrevivientes de Saint-Exupéry (los hijos y nietos de su hermana Gabrielle) por el retrato que pinta Suncín de su marido, como un mujeriego que a menudo la abandonaba por largos períodos sin darle explicaciones. "Nada dice de sus propios amantes. Se queja mucho, pero siempre se aprovechó alegremente del apellido Saint-Exupéry, aun después de haber enviudado", objeta Nathalie Valliéres.
La bella salvadoreña
Con todo, más que una denuncia escandalosa contra su esposo, el libro es una crónica de los altibajos emocionales de la pareja desde su primer encuentro en Buenos Aires, en 1930, cuando Saint-Exupéry literalmente arrebató en pleno vuelo a aquella joven de veintinueve años, dos veces viuda: a las pocas horas de haberse conocido, mientras sobrevolaba la ciudad haciendo rizos, le declaró su amor y su deseo de casarse con ella. Por entonces, había avanzado más en su carrera como piloto de una compañía francesa de correo aéreo que cubría América del Sur que en la de escritor. Había publicado su primer libro, Correo del Sur , en 1929. El éxito parisiense le llegó con Vuelo nocturno en 1931, ya de regreso en Francia para casarse con Suncín.
Consuelo nos da una idea aproximada de las andanzas de su marido, pero en su relato prevalece su perspectiva personal. Cita el comentario desfavorable que André Gide (prologuista de Vuelo nocturno ) hizo sobre ella en su diario: "Saint-Exupéry regresó de la Argentina con un nuevo libro y una novia. Leí el libro, vi a la otra. Lo felicité, sobre todo por el libro". Consuelo le devuelve el cumplido.
Al parecer, la llamativa centroamericana no fue bien recibida en el círculo social e intelectual de su esposo. Se acostumbró a que él la dejara en casa cuando iba a cenas y fiestas en su honor. Si lo acompañaba, solía encontrarlo rodeado de mujeres hermosas a las que incomodaba su presencia. Descubrió que él no deseaba compartir su gloria con nadie: "Nada hay más personal para un artista que su creación -escribe-. Aunque le hayas dado tu juventud, tu dinero, tu amor, tu coraje, nada te pertenece".
Saint-Exupéry pronto volvió a volar. Ella conoció la espera angustiada que vivía la esposa de un piloto en aquellos tiempos de la aviación. Antoine se estrelló en el Mediterráneo en 1933 y en el Sahara en 1935. Harta de la prolongada relación de su esposo con una mujer, a la que siempre llama "E.", decide divorciarse, pero al llegar a Guatemala, camino a El Salvador, lo encuentra en un hospital, malherido de resultas de otro accidente aéreo, esta vez en un vuelo de Nueva York a Tierra del Fuego.
Pasión y Consuelo
Al avanzar el relato (fines de los años 30, estallido de la Segunda Guerra Mundial, ocupación de Francia, partida de Saint-Exupéry a los Estados Unidos y posterior arribo de Consuelo), se establece la pauta de rupturas y reconciliaciones conyugales. Aunque ella apenas si menciona muchos de sus libros, Saint-Exupéry le debe el haber encontrado, finalmente, el tiempo y la tranquilidad necesarios para escribir gran parte de El principito . El título de sus memorias indica que Consuelo fue muy consciente de que ella era la rosa roja, espinosa, con la que el principito mantiene una relación tan ambigua (tanto más al descubrir, como Saint-Exupéry, que hay muchas rosas hermosas en otros planetas). Sin embargo, en 1943, antes de partir para incorporarse a la Francia Libre, él le prometió que algún día transformará la rosa espinosa "en la princesa soñada que siempre espera al principito".
Muerto Saint-Exupéry, Consuelo retorna a Francia, a reclamar su parte en la herencia. Publica Oppéde , crónica de su vida, sin Antoine, en una comunidad de artistas del sur de Francia durante la ocupación nazi. Se dedicó a la pintura y asumió el papel de viuda del héroe caído. Su suegra, Marie, fue el único miembro de la familia Saint-Exupéry que no se alejó de ella. "ƒl era su pasión, el amor de su vida y, desde el momento de su muerte, su obsesión. La historia oficial la olvidó un poco. Los numerosos biógrafos de Saint-Exupéry apenas si hablan de ella: ni siquiera venían a entrevistarla. Sin embargo, ella fue la piedra angular de la vida de Saint-Exupéry", recuerda Martínez Fructuoso.
Según dice el ex mayordomo, el baúl en que halló el manuscrito también guardaba numerosas cartas de amor de Antoine. Le pertenecen como heredero pero, conforme a las leyes francesas, sólo los parientes directos del aviador pueden autorizar su publicación. Hasta ahora, no han expresado el menor interés. Pese a la atención suscitada por La memoria de la rosa y la publicación, por la misma fecha, del libro ilustrado de Vircondelet Saint-Exupéry. Oh, Consuelo , la familia todavía no la admite en su seno.
"Saint-Exupéry era un astro, un narcisista -dice Alain Braun, que ayudó a montar la muestra en el Panteón-. Se vio a sí mismo como un héroe y un genio, y decidió serlo. Luego, murió por Francia."

www.albajimenez.com.ar

martes, 25 de diciembre de 2012

Los 10 mandamientos de las relaciones humanas



Si pones en práctica estos sencillos consejos, mejorará sus relaciones con las personas con las que se relaciona diariamente.



1. Hable con sus alumnos. No hay nada más agradable que un saludo entusiasta.
2. Sonría a las personas. Se necesitan mover 65 músculos para hacer mala cara y sólo 15 para sonreír.
3. Llame a los alumnos por su nombre. No hay música más dulce a los oídos que escuchar su propio nombre.
4. Sea amigable y cooperador. Para tener amigos, hay que ser un buen amigo.
5. Sea cordial. Hable y actúe como si cada cosa que hiciera le causara un gran placer.
6. Interésese genuinamente por los demás. Todos te pueden llegar a caer bien..., si te esfuerzas.
7. Sea generoso en elogiar y parco en criticar.
8. Tome muy en cuenta los sentimientos de los demás. Te será grandemente reconocido.
9. Tome en cuenta las opiniones de los demás. Hay tres puntos de vista en cada controversia: el suyo, el del otro y.. el correcto.
10. Esté atento a prestar un servicio. Lo que más cuenta en esta vida es lo que hacemos por los demás. 

SUGERENCIAS PARA LA CLASE

Estimado colega, quiero compartir con ustedes algunas cosas importantes para realizar antes, durante y después de una clase cualquiera y que han dado muy buenos resultados.


ANTES.-
1º Prepararse para la clase mediante la realización de una buena planificación.
2º Documentarse en todo momento sobre los contenidos a tratar.
3º Recolectar los recursos de aprendizaje necesarios para entrar bien equipado a la sala.
4º Entrar equipado al aula, con todo lonecesario para evitar salir de ahí; no puede abandonar el salón,  porque le faltó un boligrafo. 
5º No olvidar que una clase debe estar estructurada en: Comienzo, desarrollo y final.
6º Desde un comienzo recorrer los cuatro dominios del Marco para la Buena Enseñanza.
7º La clase debe enganchar o conectarse con la clase anterior.
8º Usar reloj sobre el escritorio para controlar el tiempo de cada actividad y de la clase.
9º Buena presentación personal.
10º Tener bien claro lo que se quiere lograr en la clase.

DURANTE.-
11º El comienzo (motivación) debe tener relación con la realidad de los estudiantes.
12º Buena modulación, no hablar en diminutivo, decir vamos a hacer esto y no van a hacer esto.
13º Demostrar un completo dominio de los contenidos que se tratan..
14º Pasearse por la sala, no hablar demasiado, dejar que los niños hablen, evitar sentarse.
15º Demostrar alegría y buen humor en un clima de respeto y confianza.
16º Aprovechar algunas situaciones para conectarse con otros subsectores.
17º Tener bien clara la diferencia entre conocimientos y habilidades.
18º Demostrar el uso de tecnología y diversos recursos didácticos y no sólo tiza y pizarra.
19ª Favorecer la interacción entre todos los integrantes de la sala.
20º En todo momento y al final de la clase tener presente la evaluación.

DESPUÉS.-
21º Reflexionar en torno a la clase realizada.
22º Comentar con alguien la clase.
23ª Buscar solución a las dificultades encontradas en la clase.
24º Preguntar a algún docente la posible solución a una dificultad encontrada en la clase.
25º Revisar y pensar en la clase siguiente.


Tomado y adaptado de Gina Giusti


El Maestro Ciruela



Hace ya casi cinco años que di mi primera clase en la universidad. Durante este tiempo me he dado cuenta de lo difícil que resulta hacer bien este trabajo. Sin embargo, me gustaría llegar a ser una buena maestra. ¿Cómo podré lograr esto? ¿Cómo se pasa de ser maestro a ser un buen maestro? Más aún, ¿qué es un buen maestro?En una ocasión solicité a mis estudiantes que escribieran un resumen de lo habían aprendido en mi curso de física del estado sólido. Lo que conseguí fueron veinticinco cartas donde mis alumnos hablaban de lo mucho que habían aprendido gracias a mí y de lo buena maestra que yo era. 

¡Buen intento!, pero no contaban con que yo he sido asidua lectora de Eric Berne.

Eric Berne fue un psiquiatra reconocido que desarrolló un método llamado análisis transaccional. En uno de sus libros asegura que "un buen actor es aquel que trata de convencernos de que es Julio César, no aquél que trata de convencernos de que es un buen actor". Del mismo modo sostiene, "el trabajo de un psiquiatra es lograr que sus pacientes mejoren, no lograr convencerlos de que es un buen psiquiatra".

Siguiendo esta lógica irrebatible... no pude dejarme engañar. Si fuera cierto que soy una buena maestra, los veinticinco documentos habrían hablado de las propiedades rectificadoras del diodo, de las propiedades amplificadoras del transistor... hubieran hablado de física del estado sólido, ¡no de mí!

¿Aprenden sus alumnos?

Debería quedar claro que un buen maestro no es aquel que consigue que sus alumnos digan que es un buen maestro. Un buen maestro es aquel que consigue que sus alumnos aprendan. El trabajo que se le encomienda al maestro consiste en transmitir sus conocimientos a otras personas, no en hacerse buena propaganda.

Ahora bien, ya que está claro el objetivo ¿cómo lograrlo? La respuesta debería ser obvia: una persona sin conocimientos no puede transmitirlos. Por eso el maestro debe saber. ¿Cuánto debe saber? El maestro debe saber más que el estudiante. Para que los electrones fluyan por un alambre debe haber una diferencia de potencial entre sus extremos. Para que el calor fluya en una cierta dirección debe existir un gradiente de temperatura. ¡Para que los conocimientos pasen de una mente a otra, una de las mentes debe estar mucho más llena que la otra!

Existe una frase que dice que tanto educa el maestro al alumno, como educa el alumno al maestro. Yo creo que es verdad que en muchas ocasiones el alumno educa al maestro. Es importante reconocer que esto sucede: es algo bueno, positivo y sano. Sin embargo, ¿acaso los portadores de corriente se mueven todos en fila de la región de mayor potencial a la de menor potencial? ¡No! En realidad no hay tal fila y, superpuesto al movimiento de arrastre de los portadores, hay un cierto movimiento aleatorio, causado por la temperatura. Esto es, no es extraño que algunos portadores vayan en sentido contrario. Pero esto no nos preocupa porque lo importante es la corriente neta.

Por eso, aunque sea cierto que los alumnos educan al maestro, el trabajo de un maestro no es ser educado sino educar. ¿Qué diríamos de un maestro que transmite la misma cantidad de conocimientos que recibe a cambio? ¡Obviamente no está cumpliendo con su trabajo! La dirección del flujo neto de conocimientos debe ser saliendo del maestro y entrando al alumno.

Obligación del maestro, prepararse mejor

Es verdad que aunque el maestro tenga los conocimientos requeridos para impartir la materia que le fue asignada, esto no siempre es suficiente para que estos se transfieran a la cabeza del alumno. Así como los alambres tienen resistencia, la trayectoria maestro-alumno también tiene la suya. A veces un excelente maestro no sabe darse a entender. A veces, los mejores alumnos, no captan lo que el maestro trata de decirles.

Si la ruptura del flujo de conocimientos está en el maestro, esto es un problema de didáctica. Si el obstáculo está en el alumno, es asunto de técnicas de aprendizaje. Si el problema no es de ninguno de los dos, tal vez podríamos encontrarlo en las condiciones de la escuela, en el ambiente de trabajo, en los recursos de que la institución dispone para la enseñanza, etc.

Todo esto es muy importante pero... debe quedar claro que va en segundo lugar. La primera obligación del maestro es prepararse cada vez mejor en la materia que va a impartir. Aún un alambre superconductor no experimentará jamás un flujo de corriente si no hay una diferencia de potencial aplicada a sus extremos. Ninguna didáctica, técnica de estudio, material didáctico, retroproyector o enfoque humanista pueden ayudar al maestro Ciruela. Sí, me refiero al maestro Ciruela... ese que no sabía leer... pero puso escuela.

Tomado de: Lidia Alvarez Camacho


Inventario para un nuevo año





Esta semana  tiré "El vivo preocupada por", se estaba poniendo demasiado viejo y ya me estorbaba, hasta para ver la belleza de la mañana
Me impedía ser yo mismo, actuar a mi manera reir a carcajadas y hasta cantar mientras camino.

Tiré esas inhibiciones adquiridas  por herencia o por elección. No me dejaban lugar para mí.
Aproveché el espacio y le hice lugar  a " Un Nuevo Comienzo".
Le eché un vistazo a " Mis viejos sueños", "Todas mis dudas" y a mi " Libro de asientos de frustraciones" y no pude más que seguir el impulso de arrojarlos lejos con dos lágrimas, un nudo en la garganta y varias sonrisas después.

Tiré  el pesado libro sobre "Mi Pasado", ahora, ya no tengo tiempo para leerlo.
Lo reemplacé con  un fabuloso ejemplar de "Nuevos proyectos e ilusiones" y empecé a completarlo anoche.
Lo increible, es que al hacerlo, estrené "Sonrisas 0km" y "Emociones en desuso".

Tiré los juguetes de mi niñez ¿cuánto los atesoraba, no?
Conseguí una  edición personalizada de "La Vida es Hoy" y quemé la de "Tiempo Atrás".

Adquirí algunos  nuevos ejemplares también, llamados "YO Puedo", "Haré" y "EstoQuiero".
Tiré "Podría", "Yo Haría", "Debería", "Tal vez", "No me animo"
Ahh, si hubieras visto el polvo...

Me tropecé de golpe con algo especial y decidí ponerlo en la puerta principal. Se llama "PAZ"y parece no haber sido usada jamás
.
Y ahora mi casa está más linda. La veo muy bien y me siento muy cómoda en ella
Y no hay casi lugar para "Preocupaciones",  "Problemas" y "Frustraciones"

Ha sido una limpieza a fondo.

Deshacerse de tanto no fue fácil, pero me alivió el alma

¿Te animas a hacerlo?

Si no nos deshacemos de las cosas viejas, no habrá lugar para las nuevas...
Abrir la posibilidad de que las cosas no sean como vinieron siendo hasta ahora
Es un juego, pero es bueno…
¿Te animas?

www.educacionparticular.com.ar

Frases de George Bernard Shaw




  • No busquemos solemnes definiciones de la libertad. Ella es sólo ésto: responsabilidad
      
  • Ves cosas y dices ¿por qué? pero yo sueño cosas que nunca fueron y digo ¿por qué no?
      
  • El dinero no es nada, pero mucho dinero, eso ya es otra cosa
    56
  • Solo los tontos han creado progresos en el mundo, porque los listos se han adaptado a lo que había sin necesidad de inventar
    55 
     
  • Si has construido un castillo en el aire no has perdido el tiempo, es allí donde debería estar. Ahora debes construir los cimientos debajo de él
    50 
     
  • La estadística es una ciencia que demuestra que si mi vecino tiene dos coches y yo ninguno, los dos tenemos uno
    45 
     
  • El sufrimiento más intolerable es el que produce la prolongación del placer más intenso
    36 
     
  • Los padres deberían darse cuenta de cuanto aburren a sus hijos
    34 
     
  • Un chisme es como una avispa, si no puedes matarla al primer golpe mejor no te metas con ella
    23 
     
  • La democracia sustituye el nombramiento hecho por una minoría corrompida por la elección hecha merced a una mayoría incompetente
    20 
     
  • Patriotismo es tu convencimiento de que este país es superior a todos los demás porque tú naciste en él
    19 
     
  • Cuando dos personas están bajo la influencia de la más violenta, la más insana, la más ilusoria y la más fugaz de las pasiones, se les pide que juren que seguirán continuamente en esa condición excitada, anormal y agotadora hasta que la muerte los separe
    19 
     
  • El Cristianismo podría ser bueno si alguien intentara practicarlo
    19 
     
  • No hay amor más sincero que el amor a la comida
    18 
     
  • La democracia es el proceso que garantiza que no seamos gobernados mejor de lo que nos merecemos
    16 
     
  • Los espejos se emplean para verse la cara, el arte para verse el alma
    12 
     
  • Ella había perdido el arte de la conversación pero no la capacidad de hablar
    11 
     
  • Suspendí mi educación cuando tuve que ir al colegio
    11 
     
  • La política es el paraíso de los charlatanes
    10 
     
  • Cuando un hombre estúpido hace algo que le avergüenza siempre dice que cumple con su deber
    10 
     
  • La libertad supone responsabilidad. Por eso la mayor parte de los hombres la temen tanto
    9 
     
  • Cuando Dios creó el Mundo vio que era bueno ¿qué dirá ahora?
    9 
     
  • Cuando un hombre quiere matar a un tigre, lo llama dporte, cuando es el tigre quien quiere matarle a él lo llama ferocidad
    8 
     
  • Aprendemos de la experiencia que los hombres nunca aprenden nada de la experiencia
    8 
     
  • El hogar es la prisión de la soltera y el hospicio de la casada
    7 
     
  • La virtud no consiste en abstenerse del vicio sino en no desearlo
    7 
     
  • La peor clase es la que consta de un solo hombre
    6 
     
  • El norteamericano blanco relega al negro a la condición de limpiabotas y deduce de ello que sólo sirve para limpiar botas
    6 
     
  • Sólo triunfa en el mundo quien se levanta y busca a las circunstancias y las crea si no las encuentra
    6 
     
  • Soy tan partidario de la disciplina del silencio que podría hablar horas enteras sobre ella
    5 
     
  • Leyendo una biografía, recordad que la verdad no se presta nunca a una publicación
    5 
     
  • La humanidad se cansa pronto de todo, sobre todo de lo que más disfruta
    4 
     
  • No hay ninguna satisfacción en ahorcar a un hombre que no se oponga a ello
    4 
     
  • El hombre que escucha la razón está perdido. La razón esclaviza a todos los que no son bastante fuertes para dominarla
    4 
     
  • Sólo un loco celebra que cumple años
    4 
     
  • El hombre puede trepar hasta las cumbres más altas, pero no puede vivir allí mucho tiempo
    4 
     
  • El hombre razonable se adapta al mundo, el irrazonable intenta adaptar el mundo a sí mismo. Así pues, el progreso depende del hombre
    4 
     
  • Los hombres se equivocan con más frecuencia por demasiado listos que por demasiado buenos
    3 
     
  • ¿Qué hombre inteligente si le dieran a elegir escoger entre vivir sin rosas o vivir sin berzas no correría a asegurar las berzas?
    3 
     
  • La volubilidad de la mujer a quien amo es sólo comparable a la infernal constancia de las mujeres que me aman
    3 
     
  • La literatura es una extraña máquina que traga, que absorve todos los placeres, todos los acontecimientos de la vida. Los escritores son vampiros

  •  
  • A los empresarios les gustan las asambleas porque ellos las inventaron.   
  • www.educacionparticular.com.ar