domingo, 17 de julio de 2016

Promovamos el perdón en las aulas.













En un mundo ideal ninguna persona haría daño a otra; ese mundo es al que debemos aspirar. Sin embargo, como todavía no lo alcanzamos, estamos sujetos a eventualidades y contingencias en las que a veces alguien nos daña y a veces dañamos a alguien. Hay que estar muy atentos para evitar ambas situaciones: cuidar y considerar a los demás, y evitar que los demás nos perjudiquen. Cuando ello ocurre de cualquier manera, hay un recurso de excepcional importancia en el mundo de los valores: el perdón, que consiste en no guardar sentimientos negativos contra quien nos dañó y menos todavía cobrar venganza.




En las películas, el final feliz es que el “bueno” mate al “malo”. Y el público aplaude. En los videojuegos, empuñamos armas virtuales, supuestamente inocentes e inofensivas. Con los debates políticos y televisivos aprendemos a humillar a quien piense diferente. Y en nuestro propio hogar, un mal día... aplicamos todas las lecciones aprendidas y empezamos una guerra real. Resultado: guerra entre familiares, vecinos, pueblos, países, religiones, ideas... A gritos reclamamos justicia, mientras cerramos el paso a la misericordia.


Una palabra anula esa espiral: “PERDÓN”. En griego se dice “hyper”-”don”, el mayor regalo.

El perdón es eficaz para recuperar la paz, en todos los casos.

En el aula: 
Un docente muy tolerante no sanciona las faltas de los alumnos y su salón de clase se convierte en un desorden. Un maestro demasiado severo aplica castigos excesivos y su salón de clase se vuelve una especie de centro penitenciario. ¿Cómo lograr un justo medio? Lo fundamental es entender que en el aula no se trata de establecer esquemas personales de perdón o venganza, sino un ambiente de justicia que permita convivir y desarrollar las actividades lectivas. La clave está en hacer explícitas las reglas y sanciones (siempre razonables, con un fin correctivo) e imponerlas efectivamente como parte del mecanismo de trabajo, no como la expresión una actitud individual.
Reacciones:
Posted on by Alba Jimenez | 1 comment

1 comentario:

  1. Verdaderamente!!! Excelente reflexión, ideal para valorar nuestro actuar y criticar ese mensaje que nos dejan ciertos medios masivos de comunicación.

    ResponderEliminar