sábado, 27 de agosto de 2016

Una maestra, una alumna y el ratón Peréz.



La leyenda del Ratón Peréz y su colección de dientes es bien conocida por todos, aunque quienes mayor importancia le dan son los chicos. Para ellos, la caída de sus primeros dientes es algo muy especial porque significa que por la noche un pequeño regalito aparecerá debajo de su almohada y por esto la ilusión es muy grande. 

Una maestra de la Escuela Santa Lucía de Paraná, Entre Ríos, Stefanía Sepic, tuvo un muy lindo gesto con una de sus alumnas de primer grado luego de que extraviara un diente de leche que se le había caído en el colegio.

La pequeña Serena estaba muy contenta por lo que le había pasado; dejó su “tesoro” sobre su pupitre y posiblemente se fuera al recreo pensado en el ritual de la noche y en la noticia que tenía para contarle a sus papás…

Sin embargo, cuando volvió de jugar no encontró su diente y se puso a llorar. En ese momento apareció Stefanía para contenerla. En principio, le ofreció ayuda e intentaron buscarlo, pero el piso de granito fue inclemente y no ofreció respuesta alguna. Entonces, se generó otra idea: una carta.

Stefania y todos los compañeros de la nena, de entre 5 y 7 años, escribieron una nota para contarle al ratón lo que había ocurrido: “Ratón Pérez: el diente de Serena se le salió en la escuela y sin querer se perdió”.





Todos esperaron el día siguiente expectantes porque querían saber qué sucedería. Por supuesto, el Ratón Pérez, dijo presente y respondió: “No estés triste, igual te premiaré”. 

Esta hermosa historia fue publicada en el portal Todo Noticias de Argentina.
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario