martes, 22 de octubre de 2013

¿Qué escritor nació tu mismo día?



Alguna vez te has preguntado, ¿qué escritor(a) o escritores(as) nacieron tu mismo día? Hemos realizado una búsqueda día por día del año, tratando de ubicar a grandes escritores de la literatura universal.  Entre otros, hemos puesto en la lista el día de nacimiento de todos los Premios Nobel de Literatura. Ahora solo queda que cada cual busque su fecha.
Escritores nacidos en enero
1 - J.D. Salinger, E.M. Forster
2 - Isaac Asimov
3 - J.R.R. Tolkien
4 - Jacob Grimm, Gao Xingjian (Premio Nobel 2000)
5 - Rudolf Christoph Eucken (Premio Nobel 1908), Umberto Eco
6 - Osvaldo Soriano
7- William Peter Blatty
8 - Juan Marsé
9 - Giovanni Papini, Simone de Beauvoir
10 - Vicente Huidobro
11 - Eduardo Mendoza
12 - Haruki Murakami, Charles Perrault, Jack London
13 - Clark Ashton Smith
14 - Yukio Mishima
15 - Molière
16 - Susan Sontag
17 - Anton Chejov, Pedro Calderón de la Barca
18 - Nikos Kazantzakis, Rubén Darío, Gonzalo Arango
19 - Edgar Allan Poe, Patricia Highsmith, Julian Barnes
20 - Johannes Vilhelm Jensen (Premio Nobel 1944)
21 - Olav Aukrust, Eduardo Marquina
22 - August Strindberg, Lord Byron
23 - Derek Walcott (Premio Nobel 1992), Stendhal
24 - E.T.A. Hoffmann, Edith Wharton
25 - Alessandro Baricco, Virginia Woolf
26 - Jonathan Carroll
27 - Lewis Carroll
28 - Colette, José Martí, Andrés Neuman
29 - Romain Rolland (Premio Nobel 1915), Boris Pasternak (Premio Nobel 1958)
30 - Lloyd Alexander
31 - Kenzaburō Ōe (Premio Nobel 1994), Norman Mailer
Escritores nacidos en febrero
1 - Yevgeni Zamiatin
2 - James Joyce
3 - Paul Auster
4 - Jacques Prévert
5 - William Burroughs
6 - Pramoedya Ananta Toer
7 - Charles Dickens, Sinclair Lewis (Premio Nobel 1930)
8 - Julio Verne
9 - J.M. Coetzee (Premio Nobel 2003), Alice Walker
10 - Bertolt Brecht
11 - Sidney Sheldon, Jane Yolen
12 - George Meredith, Lou Andreas-Salomé
13 - Georges Simenon
14 - Edmond About, Vsévolod Garshin
15 - Sax Rohmer, Paul Groussac
16 - Richard Ford, Octave Mirbeau
17 - Mo Yan (Premio Nobel 2012), Gustavo Adolfo Bécquer
18 - Toni Morrison (Premio Nobel 1993)
19 - André Breton, Carson McCullers, Amy Tan
20 - Pierre Boulle
21 - Chuck Palahniuk, David Foster Wallace, Raymond Queneau
22 - James Russell Lowell, Hugo Ball
23 - Erich Kästner, W.E.B. Du Bois
24 - Whilhelm Grimm
25 - Anthony Burgess
26 - Victor Hugo, Michel Houellebecq
27 - John Steinbeck (Premio Nobel 1962)
28 - José Vasconcelos, Ernest Renan
29 - Dee Brown, Marin Sorescu
Escritores nacidos en marzo
1 - Richard Wilbur, Ralph Ellison
2 - Dr. Seuss, Tom Wolfe, John Irving
3 - Arthur Lundkvist, William Godwin
4 - Ryszard Kapuściński, Alan Sillitoe
5 - Dora Marsden
6 - Gabriel García Márquez (Premio Nobel 1982)
7 - Georges Perec, Kōbō Abe, E.L. James
8 - Josep Pla, Kenneth Grahame
9 - Mickey Spillane, Umberto Saba
10 - Boris Vian
11 - Anne Rice
12 - Jack Kerouac
13 - Giorgos Seferis (Premio Nobel 1963)
14 - Alexandru Macedonski, Algernon Blackwood
15 - Paul von Heyse (Premio Nobel 1910), Blas de Otero
16 - Sully Prudhomme (Premio Nobel 1901)
17 - Patrick Hamilton, William Gibson
18 - Stéphane Mallarmé, John Updike
19 - Philip Roth
20 - Henrik Ibsen, Nikolái Gogol, Friedrich Hölderlin
21 - Alda Merini, Jean Paul
22 - Louis L'Amour
23 - Roger Martin du Gard (Premio Nobel 1937)
24 - Dario Fo (Premio Nobel 1997), Tirso de Molina
25 - Flannery O'Connor
26 - Patrick Süskind, Tennessee Williams
27 - Louis-Ferdinand Céline
28 - Mario Vargas Llosa (Premio Nobel 2010), Máximo Gorki
29 - Marcel Aymé
30 - Paul Verlaine
31 - Octavio Paz (Premio Nobel 1990), Enrique Vila-Matas
Escritores nacidos en abril
1 - Milan Kundera, Fernando del Paso
2 - Hans Christian Andersen, Emile Zola
3 - George Herbert, Edward Everett Hale
4 - Marguerite Duras
5 - Robert Bloch, Hugo Claus
6 - Jean-Baptiste Rousseau, Dan Andersson
7 - Gabriela Mistral (Premio Nobel 1945), William Wordsworth
8 - John Fante
9 - Charles Baudelaire
10 - Paul Theroux, Stephan Heym
11 - Christopher Smart, Sándor Márai
12 - Inca Garcilaso de la Vega, Tom Clancy, Alan Ayckbourn
13 - Samuel Beckett (Premio Nobel 1969),  Seamus Heaney (Premio Nobel 1995), Jean-Marie Gustave Le Clézio (Premio Nobel 2008)
14 - Denís Fonvizin, Erich von Däniken
15 - Tomas Tranströmer (Premio Nobel 2011), Henry James
16 - Anatole France (Premio Nobel 1921)
17 - John Ford, Nick Hornby, Thorton Wilder
18 - Antero de Quental, Joy Gresham
19 - José de Echegaray (Premio Nobel 1904)
20 - Charles Maurras
21 - Fredrik Bajer, Charlotte Brontë
22 - Vladimir Nabokov
23 - Halldór Laxness (Premio Nobel 1955)
24 - Carl Spitteler (Premio Nobel 1919), Robert Penn Warren
25 - Leopoldo Alas "Clarín"
26 - Roberto Arlt, William Shakespeare, Vicente Aleixandre (Premio Nobel 1977)
27 - Rafael Guillén, Mary Wollstonecraft
28 - Roberto Bolaño, Harper Lee
29 - Robert J. Sawyer, Alejandra Pizarnik, Jack Williamson
30 - Jaroslav Hašek, Germán Espinosa
Escritores nacidos en mayo
1 - Joseph Heller
2 - Jerome K. Jerome, E.E. Smith
3 - Juan Gelman, Nélida Piñón
4 - Amos Oz, Graham Swift
5 - Henryk Sienkiewicz (Premio Nobel 1905)
6 - Harry Martinson (Premio Nobel 1974)
7 - Rabindranath Tagore (Premio Nobel 1913), Władysław Reymont (Premio Nobel 1924)
8 - Thomas Pynchon 
9 - James Matthew Barrie
10 - Benito Pérez Galdós
11 - Rubem Fonseca, Camilo José Cela (Premio Nobel 1989)
12 - Marco Denevi, Bertus Aafjes
13 - Alphonse Daudet, Roger Zelazny
14 - Herbert W. Franke, Göran Tunström
15 - Mijaíl Bulgákov, L. Frank Baum
16 - Juan Rulfo
17 - Alfonso Reyes, Henri Barbusse
18 - Bertrand Russell (Premio Nobel 1950)
19 - Elena Poniatowska
20 - Sigrid Undset (Premio Nobel 1928), Honoré de Balzac
21 - Alexander Pope, Tudor Arghezi
22 - Arthur Conan Doyle
23 - Pär Lagerkvist (Premio Nobel 1951)
24 - Mijaíl Shólojov (Premio Nobel 1965), Joseph Brodsky (Premio Nobel 1987), Michael Chabon
25 - Raymond Carver
26 - Robert William Chambers
27 - John Cheever, Dashiell Hammett, Rachel Carson
28 - Patrick White (Premio Nobel 1973), Ian Fleming
29 - G.K. Chesterton, Dante Alighieri
30 - Randolph Bourne, Countee Cullen
31 - Walt Whitman, Saint-John Perse (Premio Nobel 1960)
Escritores nacidos en junio
1 - Colleen McCullough
2 - Karl Adolph Gjellerup (Premio Nobel 1917)
3 - Allen Ginsberg
4 - Apolón Máikov
5 - Federico García Lorca, Ken Follett
6 - Thomas Mann (Premio Nobel 1929)
7 - Orhan Pamuk (premio Nobel 2006)
8 - Marguerite Yourcenar, John W. Campbell
9 - Charles Webb, Curzio Malaparte
10 - Saul Bellow (Premio Nobel 1976)
11 - Renée Vivien, Mrs. Humphry Ward
12 - Ana Frank, Charles Kingsley
13 - William Butler Yeats (Premio Nobel 1923), Fernando Pessoa, Leopoldo Lugones, Augusto Roa Bastos
14 - Yasunari Kawabata (Premio Nobel 1968)
15 - Ramón López Velarde
16 - Murray Leinster, Torgny Lindgren
17 - Cristina Bajo
18 - Iván Goncharov, Efraín Huerta
19 - Salman Rushdie
20 - Vikram Seth, Jean-Claude Izzo, Aleksander Fedro
21 - Jean-Paul Sartre (Premio Nobel 1964), Joaquim Machado de Assis
22 - Dan Brown
23 - Richard Bach
24 - Ambrose Bierce, Ernesto Sábato
25 - George Orwell
26 - Pearl S. Buck (Premio Nobel 1938)
27 - Anna Banti, Ivan Vazov, Robert Aickman
28 - Luigi Pirandello (Premio Nobel 1934), Juan José Saer
29 - Antoine de Saint-Exupéry, Giacomo Leopardi
30 - Czesław Miłosz (Premio Nobel 1980)
Escritores nacidos en julio
1 - Juan Carlos Onetti
2 - Hermann Hesse (Premio Nobel 1946), Wisława Szymborska (Premio Nobel 1996)
3 - Franz Kafka
4 - Nathaniel Hawthorne
5 - Jean Cocteau, Jaqueline Harpman, Marcel Arland
6 - Verner von Heidenstam (Premio Nobel 1916)
7 - Robert A. Heinlein, David Eddings
8 - Jean de la Fontaine, Richard Aldington
9 - Barbara Carland, Jan Neruda
10 - Marcel Proust
11 - Cordwainer Smith, E.B. White, León Bloy, Luis de Góngora
12 - Pablo Neruda (Premio Nobel 1971)
13 - Wole Soyinka (Premio Nobel 1986)
14 - Isaac Bashevis Singer (Premio Nobel 1978)
15 - Walter Benjamin, José Enrique Rodó
16 - Tomás Eloy Martínez
17 - Shmuel Yosef Agnón (premio Nobel 1966)
18 - William Makepeace Thackeray
19 - Robert Pinget, Nathalie Sarraute, Vladimir Mayakovski
20 - Cormac McCarthy, Erik Axel Karlfeldt (Premio Nobel 1931)
21 - Ernest Hemingway (Premio Nobel 1954), John Gardner
22 - Raymond Chandler, León de Greiff
23 - Héctor Germán Oesterheld, Cyril M. Kornbluth
24 - Henrik Pontoppidan (Premio Nobel 1917), Alexandre Dumas, Robert Graves
25 - Elias Canetti (Premio Nobel 1981)
26 - Aldous Huxley, George Bernard Shaw (Premio Nobel 1925)
27 - Giosuè Carducci (Premio Nobel 1906)
28 - Malcolm Lowry
29 - Eyvind Johnson (Premio Nobel 1974)
30 - Emily Brontë
31 - J.K. Rowling, Cees Nooteboom

Escritores nacidos en agosto
1 - Herman Melville
2 - Isabel Allende, Rómulo Gallegos, James Baldwin
3 - Linda S. Howington, P.D. James, Leon Uris
4 - Knut Hamsun (Premio Nobel 1920), Virgilio Piñera
5 - Guy de Maupassant
6 - Charles Fort, Piers Anthony
7 - Xosé Luís Méndez Ferrín
8 - Jostein Gaarder
9 - Barbara Delinsky, Daniel Keyes, Ramón Pérez de Ayala
10 - Suzanne Collins, Alfred Döblin, Jorge Amado
11 - Enid Blyton, Fernando Arrabal, Alex Haley
12 - Jacinto Benavente (Premio Nobel 1922)
13 - Charles Williams, Vladimir Odóyevski
14 - John Galsworthy (Premio Nobel 1932)
15 - Stieg Larsson
16 - Charles Bukowski, Jules Laforgue
17 - V.S. Naipual (Premio Nobel 2001), Herta Müller (Premio Nobel 2009), Jonathan Franzen
18 - Alain Robbe-Grillet
19 - Ana Miranda
20 - H.P. Lovecraft, Salvatore Quasimodo (Premio Nobel 1959)
21 - Emilio Salgari
22 - Ray Bradbury
23 - Edgar Lee Masters
24 - Jorge Luis Borges, Paulo Coelho, Jean Rhys
25 - Álvaro Mutis
26 - Julio Cortázar
27 - Theodore Dreiser
28 - León Tolstói, Goethe
29 - Maurice Maeterlinck (Premio Nobel 1911)
30 - Mary Shelley
31 - Julio Ramón Ribeyro
Escritores nacidos en septiembre
1 - Edgar Rice Burroughs
2 - Hans Haeger, Allen Carr, Andreas Embirikos
3 - Sara Orne Jewett, Adriano Banchieri
4 - Richard Wright
5 - Nicanor Parra
6 -  Andrea Camilleri
7 - John William Polidori, Taylor Caldwell
8 - Frédéric Mistral (Premio Nobel 1904), Alfred Jarry
9 - Cesare Pavese
10 - Jeppe Aakjær, Hilda Doolittle, Franz Werfel
11 - O. Henry, D.H. Lawrence
12 - H.L. Mencken, Han Suyin
13 - Marie von Ebner-Eschenbach, Sherwood Anderson
14 - Mario Benedetti, Francisco de Quevedo
15 - Adolfo Bioy Casares
16 - Frans Eemil Sillanpää (Premio Nobel 1939)
17 - Ken Kesey
18 - Samuel Johnson, Michael Hartnett
19 - William Golding (Premio Nobel 1983)
20 - George R.R. Martin, Javier Marías
21 - Juan José Arreola, H.G. Wells, Stephen King, Luis Cernuda
22 - John Home
23 - Jaroslav Seifert (Premio Nobel 1984)
24 - Francis Scott Fitzgerald, Antonio Tabucchi, Juan Villoro
25 - William Faulkner (Premio Nobel 1949), José Donoso
26 - T.S. Eliot (Premio Nobel 1948)
27 - Grazia Deledda (Premio Nobel 1926), Irvine Welsh
28 - Eugenio d'Ors
29 - Miguel de Cervantes, Miguel de Unamuno, Andrés Caicedo
30 - Truman Capote, Elie Wiesel
Escritores nacidos en octubre
1 - Isaac Bonewits, Serguéi Aksákov
2 - Graham Greene
3 - Alain-Fournier, Thomas Wolfe, Gore Vidal
4 - Anne Rice, MAnuel Reina Montilla
5 - Denis Diderot, Clive Barker
6 - David Brin
7 - Juan Benet
8 - José Cadalso, R.L. Stine
9 - Ivo Andric (Premio Nobel 1961)
10 - Claude Simon (Premio Nobel 1985), Harold Pinter (Premio Nobel 2005)
11 - François Mauriac (Premio Nobel 1952)
12 - Eugenio Montale (Premio Nobel 1975)
13 - Christine Nöstlinger
14 - Katherine Mansfield
15 - Mario Puzo, Italo Calvino
16 - Günter Grass (Premio Nobel 1999), Oscar Wilde, Eugene O'Neill (Premio Nobel 1936)
17 - Nathanel West, Pablo de Rokha
18 - Henri Bergson (Premio Nobel 1927)
19 - Miguel Ángel Asturias (Premio Nobel 1967), Philip Pullman
20 - Elfriede Jelinek (Premio Nobel 2004), Arthur Rimbaud, Felisberto Hernández
21 - Alphonse de Lamartine, Edmundo de Amicis
22 - Iván Bunin (Premio Nobel 1933), Doris Lessing (Premio Nobel 2007)
23 - Robert Bridges, Michael Crichton
24 - Fernando Vallejo
25 - Anne Tyler, Stig Daberman, John Berryman
26 - Jan Wolkers, Andréi Bely
27 - Sylvia Plath, Dylan Thomas
28 - Evelyn Waugh
29 - Fredric Brown, Jean Giraudoux
30 - Paul Valéry, Ezra Pound, Miguel Hernández
31 - John Keats
Escritores nacidos en noviembre
1 - Hermann Broch
2 - Odysséas Elýtis (Premio Nobel 1979)
3 - André Malraux
4 - Ciro Alegría, Charles Frazier
5 - Sam Shepard
6 - Robert Musil, Michael Cunningham
7 - Albert Camus (Premio Nobel 1957), Rafael Pombo
8 - Bram Stoker, Margaret Mitchell
9 - Imre Kertész (Premio Nobel 2002)
10 - José Hernández
11 - Fiódor Dostoyevski, Kurt Vonnegut, Carlos Fuentes
12 - Michael Ende
13 - Robert Louis Stevenson
14 - Astrid Lindgren
15 - Gerhart Hauptmann (Premio Nobel 1912)
16 - Chinua Achebe
17 - Voltairine de Cleyre
18 - Alan Dean Foster, Margaret Atwood, D.E. Stevenson
19 - Anna Seghers
20 - Selma Lagerlöf (Premio Nobel 1909), Nadine Gordimer (Premio Nobel 1991), Don DeLillo
21 - Beryl Bainbridge, Voltaire
22 - André Gide (Premio Nobel 1947), José María de Heredia
23 - Paul Celan
24 - Carlo Collodi
25 - Lope de Vega
26 - Eugene Ionesco
27 - José Asunción Silva, Pedro Salinas
28 - Alberto Moravia, William Blake
29 - C.S. Lewis,  Louisa May Alcott
30 - Theodor Mommsen (Premio Nobel 1902), Mark Twain, Winston Churchill (Premio Nobel 1953), Jonathan Swift

Escritores nacidos en diciembre
1 - Daniel Pennac, Tahar Ben Jelloun
2 - George Saunders
3 - Joseph Conrad
4 - Rainer Maria Rilke, Cornell Woolrich
5 - Joan Didion, Cristina Rossetti
6 - Peter Handke, Eve Curie
7 - Willa Cather
8 - Bjørnstjerne Bjørnson (Premio Nobel 1903)
9 - John Milton
10 - Nelly Sachs (Premio Nobel 1966), Clarice Lispector, Emily Dickinson
11 -  Aleksandr Solzhenitsyn (Premio Nobel 1970), Naguib Mahfuz (Premio Nobel 1988)
12 - Gustave Flaubert, OG Mandino
13 - Heinrich Heine, Ángel Ganivet
14 - Amy Hempel, Shirley Jackson
15 - Edna O'Brien
16 - Jane Austen, Philip K. Dick, José Saramago (Premio Nobel 1998), Rafael Alberti
17 - Penelope Fitzgerald, José Balza
18 - Hector Hugh Munro, Michel Tournier
19 - José Lezama Lima, Paolo Giordano
20 - Eugenia Ginzburg, Gonzalo Rojas
21 - Heinrich Böll (Premio Nobel 1972), Augusto Monterroso
22 - James Burke, Filippo Tommaso Marinetti
23 - Juan Ramón Jiménez (premio Nobel 1956), Giuseppe Tomasi di Lampedusa
24 - Stephenie Meyer
25 - Quentin Crisp, Rebecca West
26 - Alejo Carpentier, Henry Miller
27 - Carl Zuckmayer, Pietro Zorutti
28 - Manuel Puig
29 - Francisco Nieva, José Aguerre
30 - Rudyard Kipling (Premio Nobel 1907)
31 - Horacio Quiroga, Junot Díaz

martes, 10 de septiembre de 2013

Canción del día del maestro. Homenaje a los y las docentes.

Un homenaje a los y las docentes. 












TU ME ENSEÑASTE A VOLAR

Tú me enseñaste a volar
con alas de pajarillo
cuando no era más que un niño
sin miedo a la libertad.

No envejecerás jamás,
amigo, hermano, maestro,
siempre como un Padre Nuestro
en boca de algún chaval.

TE HAN ROBADO EL CORAZÓN
LOS MUCHACHOS DE LA ESCUELA
ELLOS PASAN TÚ TE QUEDAS,
ALGO DE TI LLEVARÁN.

TE HAN ROBADO EL CORAZÓN
LOS MUCHACHOS DE LA ESCUELA
ELLOS PASAN TÚ TE QUEDAS,
TU ME ENSEÑASTE A VOLAR.

Tú decidiste volar
dejando crecer a todos,
cada cual tuvo a su modo
su sueño de libertad.

Nunca he podido olvidar
aquella lección pequeña:
'Cada cual es lo que sueña,
sueña un poco cada cual'.

TE HAN ROBADO...

Vas diciendo que alzarás
el vuelo como un chiquillo
hermano, maestro, amigo,
quédate un poquito más.

Siempre tendrás un lugar
en mi corazón de niño,
compañero de camino
tú me enseñaste a volar.

TE HAN ROBADO...

Letra: Pedro Mari García Franco

martes, 1 de enero de 2013

Los maestros fascinantes





  • 1. Los buenos maestros tienen buena cultura académica y son elocuentes, mientras que los maestros fascinantes tratan de entender el funcionamiento de las mentes de sus alumnos para poder educarlos mejor.
  • 2. Los buenos maestros tienen una metodología y son didácticos, mientras que los maestros fascinantes tienen la sensibilidad para hablar a los corazones de sus alumnos.
  • 3. Los buenos maestros educan la inteligencia lógica, mientras que los maestros fascinantes educan la emoción, enseñan a sus alumnos a explorar su propio ser. 
  • 4. Los buenos maestros usan la memoria como depósito de información, mientras que los maestros fascinantes la usan para estimular la creatividad. 
  • 5. Los buenos maestros son temporales, mientras que los maestros fascinantes son inolvidables.
  • 6. Los buenos maestros corrigen el comportamiento, mientras que los maestros fascinantes resuelven los conflictos en el salón de clases con inteligencia. 
  • 7. Los buenos maestros educan para una profesión, mientras que los maestros fascinantes educan para la vida.
  •  Autor: Dr. Augusto Cury

La rosa de El Principito fue una salvadoreña





Encontré esta reseña en El Diario de Hoy de hace unos años atrás, escrito por Teresa Guevara de López* en el editorial de ese periódico salvadoreño. Como salvadoreña y como lectora de El Principito me llamó poderamente la atención y comparto para ustedes. 

Titulado: Una salvadoreña: Consuelo Suncín


Reside en México, donde se rodea de escritores e intelectuales de renombre, y es Alfonso Reyes, el humanista homérico quien la trasplanta a París, donde brilla como estrella de primera magnitud
Todos los salvadoreños saben quién es la Tenchis, pero pocos conocen a Consuelo Suncín, condesa de Saint-Exupery, nacida en Armenia y a quien Claudia Lars describe como “una niña que a los 10 años conversaba como persona mayor, con una emoción cargada de hechizos”. Al hablar del futuro, Claudia soñaba con escribir lindos versos para ser una persona famosa. Su vecina, Mélida Pala-cios deseaba estudiar una profesión importante. Consuelo, con acento de profecía dijo que “quería ser reina, vestida de oro y plata, con collares de piedras preciosas”.

En los últimos años se han publicado varias biografías de la condesa de Saint-Exupery, que desdibujan su figura por estar basadas en anécdotas poco confiables, teñidas con el atractivo del escándalo, para presentar una falsa imagen de la mujer a quien Antoine de Sainte-Exupery, aviador intrépido y famoso escritor, inmortalizó en su libro “El Principito”, en la figura de la rosa, la flor coqueta, despeinada y mentirosa, que decía ser única en el mundo, pero a quien él mimaba y protegía “porque las flores son tan contradictorias y él era aún muy joven para saber amarla”.

En un estudio realizado por el Dr. Francisco Mena Guerrero se cuenta que para cumplir su sueño de conocer al rey de Holly-wood Rodolfo Valentino, Con-suelo consiguió una beca para viajar a Los Ángeles a estudiar. Allá asistió a un espectáculo donde bailaba su ídolo, al que envió una notita diciendo “he viajado desde El Salvador para conocerle y quiero bailar con usted”. 

Posteriormente reside en México, donde se rodea de escritores e intelectuales de renombre, y es Alfonso Reyes, el humanista homérico quien la trasplanta a París, donde brilla como estrella de primera magnitud, como parte de “la belle époque” que proyectaba sus últimos resplandores sobre un mundo caduco que se derrumbaría con la Primera Gue-rra Mundial. 

Decía el escritor Germán Arciniegas, embajador entonces de Colombia en Francia, que “todo el mundo hablaba de Consuelo como de un pequeño volcán de El Salvador que arrojaba su fuego sobre los techos de París”. Se mueve con naturalidad en exigentes círculos intelectuales, donde frecuenta a Rubén Darío, Paul Verlaine, André Gide, André Maurois, Dali y Picasso y se convierte en una escultora notable. Contrae matrimonio con Enrique Gómez Carrillo, elegante escritor guatemalteco de efervescente simpatía, viajero infatigable, célebre por sus aventuras y matrimonios con mujeres famosas. A su muerte, Consuelo viaja a Buenos Aires para un homenaje póstumo a su marido y asegurarse una pensión como viuda de quien fue cónsul honorario de Argentina en París.

Allí conoce al conde de Saint-Exupery, noble, diplomático y escritor, quien después de un entrenamiento de hora y media, pudo despegar un avión desconocido, haciéndose aviador para escapar a la estupidez de la vida de las ciudades, a la detestable sociedad moderna que convierte a los hombres en rebaño. Ha llegado para iniciar la gran aventura del correo aéreo, en arriesgados vuelos trasatlánticos. Al coincidir en una recepción, invita a Consuelo a volar con él para ver de cerca las estrellas y el Río de la Plata desde las nubes. Ya en el aire, la chantajea al proponerle matrimonio o hacer caer el avión cuyos motores ha apagado.

La nueva vida no será fácil, ya que el aviador audaz es manejado por su madre, sus hermanas y las conveniencias sociales de un estrecho círculo aristocrático, que no acepta su matrimonio con una desconocida extranjera. Fijan y cambian varias veces la fecha de la boda, que al fin se realiza en Niza y en el Castillo de Agay, propiedad de su cuñado Antonio, quien describe a la bella novia, que se ha vestido totalmente de negro, como “encantadora, llena de una inagotable vitalidad, constante fuente de poesía, encarnada por “El Principito” en el personaje de la rosa”.

Esta aventura, será relatada por la propia Consuelo, en sus “Memorias de la Rosa”, publicadas al cumplirse 25 años de su muerte y del centenario del nacimiento de su esposo para “devolverla al lugar exacto que ocupó siempre al lado de quien edificó su vida sobre su amor” y será el tema de otro artículo.

Memorias de la rosa

Por Alan Riding
The New York Times
PARIS 
Pionero de la aviación, autor de best sellers , ídolo romántico, Antoine de Saint-Exupéry gozó en vida de una fama sólo superada por su celebridad póstuma. Su misteriosa desaparición el 31 de julio de 1944, durante un vuelo de reconocimiento sobre la Francia ocupada, y el posterior éxito mundial de El principito hicieron de él un mito que, desde entonces, ha subyugado a los franceses.
Fuera de su país, aún se lo recuerda, sobre todo, por la magia de El principito . En Francia, más que al escritor, se venera al hombre. Su vida ostentosamente aventurera y el sacrificio de su muerte son temas constantes de notas periodísticas, libros y exposiciones. Su imagen circula en los billetes de 50 francos. "Representa el heroísmo, la aventura y la poesía", explicó su sobrina nieta, Nathalie des Valliéres, en la inauguración de la muestra "Antoine de Saint-Exupéry: celebración de un mito", montada en el Panteón para conmemorar el centenario de su nacimiento, acaecido el 29 de junio de 1900.
Inesperadamente, desde el pasado, una voz ha venido a perturbar este aniversario: la de su viuda, Consuelo Suncín Sandoval, condesa de Saint-Exupéry (le complacía que la llamaran así), fallecida en 1979. Aun en vida fue extirpada, en gran parte, de la biografía oficial de Saint-Exupéry. Ahora, la publicación de La memoria de la rosa ha revelado, por fin, su versión de sus tormentosos trece años de matrimonio. Escribió el libro en 1945, con sus recuerdos todavía recientes, pero al parecer nunca intentó publicarlo. En verdad, no se sabe con certeza si alguien lo había leído antes de que José Martínez Fructuoso, su heredero y ex mayordomo-secretario, encontrara el manuscrito, en 1997, guardado en un viejo baúl junto con fotografías, cartas y otros documentos de la década del 30 y comienzos de la siguiente.
Como era de prever, el libro ha causado sensación. Saltó directamente a la cabeza de la lista de best sellers de Francia, dentro de su categoría. Arroja una nueva luz sobre la personalidad compleja de Saint-Exupéry y el papel que cumplió Suncín en su vida y sus escritos. En 275 páginas cargadas de amor, pasión, traición y tragedia, la beldad salvadoreña reclama su lugar en el mito Saint-Exupéry.
"La relación entre ambos es esencial para comprender al escritor. Sin Consuelo, ¿él habría sido realmente lo que fue? ¿Qué importa si el mito se desmorona un tanto, si el retrato aquí presentado no es idéntico al que se preparó tan cuidadosamente para la posteridad?", comenta Alain Vircondelet, biógrafo de Saint-Exupéry que persuadió a Martínez Fructuoso de que permitiera la publicación del manuscrito.
Tampoco sorprende el disgusto de los familiares sobrevivientes de Saint-Exupéry (los hijos y nietos de su hermana Gabrielle) por el retrato que pinta Suncín de su marido, como un mujeriego que a menudo la abandonaba por largos períodos sin darle explicaciones. "Nada dice de sus propios amantes. Se queja mucho, pero siempre se aprovechó alegremente del apellido Saint-Exupéry, aun después de haber enviudado", objeta Nathalie Valliéres.
La bella salvadoreña
Con todo, más que una denuncia escandalosa contra su esposo, el libro es una crónica de los altibajos emocionales de la pareja desde su primer encuentro en Buenos Aires, en 1930, cuando Saint-Exupéry literalmente arrebató en pleno vuelo a aquella joven de veintinueve años, dos veces viuda: a las pocas horas de haberse conocido, mientras sobrevolaba la ciudad haciendo rizos, le declaró su amor y su deseo de casarse con ella. Por entonces, había avanzado más en su carrera como piloto de una compañía francesa de correo aéreo que cubría América del Sur que en la de escritor. Había publicado su primer libro, Correo del Sur , en 1929. El éxito parisiense le llegó con Vuelo nocturno en 1931, ya de regreso en Francia para casarse con Suncín.
Consuelo nos da una idea aproximada de las andanzas de su marido, pero en su relato prevalece su perspectiva personal. Cita el comentario desfavorable que André Gide (prologuista de Vuelo nocturno ) hizo sobre ella en su diario: "Saint-Exupéry regresó de la Argentina con un nuevo libro y una novia. Leí el libro, vi a la otra. Lo felicité, sobre todo por el libro". Consuelo le devuelve el cumplido.
Al parecer, la llamativa centroamericana no fue bien recibida en el círculo social e intelectual de su esposo. Se acostumbró a que él la dejara en casa cuando iba a cenas y fiestas en su honor. Si lo acompañaba, solía encontrarlo rodeado de mujeres hermosas a las que incomodaba su presencia. Descubrió que él no deseaba compartir su gloria con nadie: "Nada hay más personal para un artista que su creación -escribe-. Aunque le hayas dado tu juventud, tu dinero, tu amor, tu coraje, nada te pertenece".
Saint-Exupéry pronto volvió a volar. Ella conoció la espera angustiada que vivía la esposa de un piloto en aquellos tiempos de la aviación. Antoine se estrelló en el Mediterráneo en 1933 y en el Sahara en 1935. Harta de la prolongada relación de su esposo con una mujer, a la que siempre llama "E.", decide divorciarse, pero al llegar a Guatemala, camino a El Salvador, lo encuentra en un hospital, malherido de resultas de otro accidente aéreo, esta vez en un vuelo de Nueva York a Tierra del Fuego.
Pasión y Consuelo
Al avanzar el relato (fines de los años 30, estallido de la Segunda Guerra Mundial, ocupación de Francia, partida de Saint-Exupéry a los Estados Unidos y posterior arribo de Consuelo), se establece la pauta de rupturas y reconciliaciones conyugales. Aunque ella apenas si menciona muchos de sus libros, Saint-Exupéry le debe el haber encontrado, finalmente, el tiempo y la tranquilidad necesarios para escribir gran parte de El principito . El título de sus memorias indica que Consuelo fue muy consciente de que ella era la rosa roja, espinosa, con la que el principito mantiene una relación tan ambigua (tanto más al descubrir, como Saint-Exupéry, que hay muchas rosas hermosas en otros planetas). Sin embargo, en 1943, antes de partir para incorporarse a la Francia Libre, él le prometió que algún día transformará la rosa espinosa "en la princesa soñada que siempre espera al principito".
Muerto Saint-Exupéry, Consuelo retorna a Francia, a reclamar su parte en la herencia. Publica Oppéde , crónica de su vida, sin Antoine, en una comunidad de artistas del sur de Francia durante la ocupación nazi. Se dedicó a la pintura y asumió el papel de viuda del héroe caído. Su suegra, Marie, fue el único miembro de la familia Saint-Exupéry que no se alejó de ella. "ƒl era su pasión, el amor de su vida y, desde el momento de su muerte, su obsesión. La historia oficial la olvidó un poco. Los numerosos biógrafos de Saint-Exupéry apenas si hablan de ella: ni siquiera venían a entrevistarla. Sin embargo, ella fue la piedra angular de la vida de Saint-Exupéry", recuerda Martínez Fructuoso.
Según dice el ex mayordomo, el baúl en que halló el manuscrito también guardaba numerosas cartas de amor de Antoine. Le pertenecen como heredero pero, conforme a las leyes francesas, sólo los parientes directos del aviador pueden autorizar su publicación. Hasta ahora, no han expresado el menor interés. Pese a la atención suscitada por La memoria de la rosa y la publicación, por la misma fecha, del libro ilustrado de Vircondelet Saint-Exupéry. Oh, Consuelo , la familia todavía no la admite en su seno.
"Saint-Exupéry era un astro, un narcisista -dice Alain Braun, que ayudó a montar la muestra en el Panteón-. Se vio a sí mismo como un héroe y un genio, y decidió serlo. Luego, murió por Francia."

www.albajimenez.com.ar

martes, 25 de diciembre de 2012

Los 10 mandamientos de las relaciones humanas



Si pones en práctica estos sencillos consejos, mejorará sus relaciones con las personas con las que se relaciona diariamente.



1. Hable con sus alumnos. No hay nada más agradable que un saludo entusiasta.
2. Sonría a las personas. Se necesitan mover 65 músculos para hacer mala cara y sólo 15 para sonreír.
3. Llame a los alumnos por su nombre. No hay música más dulce a los oídos que escuchar su propio nombre.
4. Sea amigable y cooperador. Para tener amigos, hay que ser un buen amigo.
5. Sea cordial. Hable y actúe como si cada cosa que hiciera le causara un gran placer.
6. Interésese genuinamente por los demás. Todos te pueden llegar a caer bien..., si te esfuerzas.
7. Sea generoso en elogiar y parco en criticar.
8. Tome muy en cuenta los sentimientos de los demás. Te será grandemente reconocido.
9. Tome en cuenta las opiniones de los demás. Hay tres puntos de vista en cada controversia: el suyo, el del otro y.. el correcto.
10. Esté atento a prestar un servicio. Lo que más cuenta en esta vida es lo que hacemos por los demás. 

SUGERENCIAS PARA LA CLASE

Estimado colega, quiero compartir con ustedes algunas cosas importantes para realizar antes, durante y después de una clase cualquiera y que han dado muy buenos resultados.


ANTES.-
1º Prepararse para la clase mediante la realización de una buena planificación.
2º Documentarse en todo momento sobre los contenidos a tratar.
3º Recolectar los recursos de aprendizaje necesarios para entrar bien equipado a la sala.
4º Entrar equipado al aula, con todo lonecesario para evitar salir de ahí; no puede abandonar el salón,  porque le faltó un boligrafo. 
5º No olvidar que una clase debe estar estructurada en: Comienzo, desarrollo y final.
6º Desde un comienzo recorrer los cuatro dominios del Marco para la Buena Enseñanza.
7º La clase debe enganchar o conectarse con la clase anterior.
8º Usar reloj sobre el escritorio para controlar el tiempo de cada actividad y de la clase.
9º Buena presentación personal.
10º Tener bien claro lo que se quiere lograr en la clase.

DURANTE.-
11º El comienzo (motivación) debe tener relación con la realidad de los estudiantes.
12º Buena modulación, no hablar en diminutivo, decir vamos a hacer esto y no van a hacer esto.
13º Demostrar un completo dominio de los contenidos que se tratan..
14º Pasearse por la sala, no hablar demasiado, dejar que los niños hablen, evitar sentarse.
15º Demostrar alegría y buen humor en un clima de respeto y confianza.
16º Aprovechar algunas situaciones para conectarse con otros subsectores.
17º Tener bien clara la diferencia entre conocimientos y habilidades.
18º Demostrar el uso de tecnología y diversos recursos didácticos y no sólo tiza y pizarra.
19ª Favorecer la interacción entre todos los integrantes de la sala.
20º En todo momento y al final de la clase tener presente la evaluación.

DESPUÉS.-
21º Reflexionar en torno a la clase realizada.
22º Comentar con alguien la clase.
23ª Buscar solución a las dificultades encontradas en la clase.
24º Preguntar a algún docente la posible solución a una dificultad encontrada en la clase.
25º Revisar y pensar en la clase siguiente.


Tomado y adaptado de Gina Giusti


El Maestro Ciruela



Hace ya casi cinco años que di mi primera clase en la universidad. Durante este tiempo me he dado cuenta de lo difícil que resulta hacer bien este trabajo. Sin embargo, me gustaría llegar a ser una buena maestra. ¿Cómo podré lograr esto? ¿Cómo se pasa de ser maestro a ser un buen maestro? Más aún, ¿qué es un buen maestro?En una ocasión solicité a mis estudiantes que escribieran un resumen de lo habían aprendido en mi curso de física del estado sólido. Lo que conseguí fueron veinticinco cartas donde mis alumnos hablaban de lo mucho que habían aprendido gracias a mí y de lo buena maestra que yo era. 

¡Buen intento!, pero no contaban con que yo he sido asidua lectora de Eric Berne.

Eric Berne fue un psiquiatra reconocido que desarrolló un método llamado análisis transaccional. En uno de sus libros asegura que "un buen actor es aquel que trata de convencernos de que es Julio César, no aquél que trata de convencernos de que es un buen actor". Del mismo modo sostiene, "el trabajo de un psiquiatra es lograr que sus pacientes mejoren, no lograr convencerlos de que es un buen psiquiatra".

Siguiendo esta lógica irrebatible... no pude dejarme engañar. Si fuera cierto que soy una buena maestra, los veinticinco documentos habrían hablado de las propiedades rectificadoras del diodo, de las propiedades amplificadoras del transistor... hubieran hablado de física del estado sólido, ¡no de mí!

¿Aprenden sus alumnos?

Debería quedar claro que un buen maestro no es aquel que consigue que sus alumnos digan que es un buen maestro. Un buen maestro es aquel que consigue que sus alumnos aprendan. El trabajo que se le encomienda al maestro consiste en transmitir sus conocimientos a otras personas, no en hacerse buena propaganda.

Ahora bien, ya que está claro el objetivo ¿cómo lograrlo? La respuesta debería ser obvia: una persona sin conocimientos no puede transmitirlos. Por eso el maestro debe saber. ¿Cuánto debe saber? El maestro debe saber más que el estudiante. Para que los electrones fluyan por un alambre debe haber una diferencia de potencial entre sus extremos. Para que el calor fluya en una cierta dirección debe existir un gradiente de temperatura. ¡Para que los conocimientos pasen de una mente a otra, una de las mentes debe estar mucho más llena que la otra!

Existe una frase que dice que tanto educa el maestro al alumno, como educa el alumno al maestro. Yo creo que es verdad que en muchas ocasiones el alumno educa al maestro. Es importante reconocer que esto sucede: es algo bueno, positivo y sano. Sin embargo, ¿acaso los portadores de corriente se mueven todos en fila de la región de mayor potencial a la de menor potencial? ¡No! En realidad no hay tal fila y, superpuesto al movimiento de arrastre de los portadores, hay un cierto movimiento aleatorio, causado por la temperatura. Esto es, no es extraño que algunos portadores vayan en sentido contrario. Pero esto no nos preocupa porque lo importante es la corriente neta.

Por eso, aunque sea cierto que los alumnos educan al maestro, el trabajo de un maestro no es ser educado sino educar. ¿Qué diríamos de un maestro que transmite la misma cantidad de conocimientos que recibe a cambio? ¡Obviamente no está cumpliendo con su trabajo! La dirección del flujo neto de conocimientos debe ser saliendo del maestro y entrando al alumno.

Obligación del maestro, prepararse mejor

Es verdad que aunque el maestro tenga los conocimientos requeridos para impartir la materia que le fue asignada, esto no siempre es suficiente para que estos se transfieran a la cabeza del alumno. Así como los alambres tienen resistencia, la trayectoria maestro-alumno también tiene la suya. A veces un excelente maestro no sabe darse a entender. A veces, los mejores alumnos, no captan lo que el maestro trata de decirles.

Si la ruptura del flujo de conocimientos está en el maestro, esto es un problema de didáctica. Si el obstáculo está en el alumno, es asunto de técnicas de aprendizaje. Si el problema no es de ninguno de los dos, tal vez podríamos encontrarlo en las condiciones de la escuela, en el ambiente de trabajo, en los recursos de que la institución dispone para la enseñanza, etc.

Todo esto es muy importante pero... debe quedar claro que va en segundo lugar. La primera obligación del maestro es prepararse cada vez mejor en la materia que va a impartir. Aún un alambre superconductor no experimentará jamás un flujo de corriente si no hay una diferencia de potencial aplicada a sus extremos. Ninguna didáctica, técnica de estudio, material didáctico, retroproyector o enfoque humanista pueden ayudar al maestro Ciruela. Sí, me refiero al maestro Ciruela... ese que no sabía leer... pero puso escuela.

Tomado de: Lidia Alvarez Camacho